miércoles, 22 de abril de 2020

También la calle es prestada




REFLEXIONES INDOORS

La calle tiene algo; así: desperdiciada.
Hay cierta dignidad en el asfalto mudo
y en ese guante plástico tirado en el parterre,
liberado por fin de alguna mano imbécil
que me hace ver muy claro que la calle,
la calle tiene algo y no éramos nosotros.
No hay duda.

Observando la acera, tras coches olvidados,
hay tórtolas burlonas con andares humanos
que ahora van descansando de sus alas pesadas
y nos van imitando, con la soberbia bípeda
de quien se sabe a salvo por levantar un vuelo.


La calle tiene algo; así: desperdiciada;
que ella no necesita nuestros pasos perdidos
ni un manojo de miedos a un balcón asomado
para ser.

El día que volvamos a malgastar la calle
quizás hagamos bien en recordarlo:
"la calle tiene algo que no nos pertenece;
la calle tiene algo que no es nuestro".



viernes, 24 de enero de 2020

El arte de levantarse


Acrílico y lápiz sobre lienzo (16x22cm; 2019)



Yo tuve suerte.
Jamás recibí golpes
como aquel compañero.
Él los probó de todos
los colores:
encarnados, negruzcos,
amarillo memoria...
Volaba en muchedumbre
hacia los baños
para salir al rato
sin rebeca, sin alas,
sin él mismo;
uniforme arrugado,
sangre y mocos.

Nunca encontré el valor
de defenderle;
callábamos inquietos
un momento
y una risa nerviosa 
se escapaba al pasillo.
Mientras, iban volviendo
-algarabía ufana-
a dejarse caer
sonoramente
en sus pupitres verdes
medio cojos.
 Después llegaba él:
acababa el recreo.