miércoles, 22 de abril de 2020

También la calle es prestada




REFLEXIONES INDOORS

La calle tiene algo; así: desperdiciada.
Hay cierta dignidad en el asfalto mudo
y en ese guante plástico tirado en el parterre,
liberado por fin de alguna mano imbécil
que me hace ver muy claro que la calle,
la calle tiene algo y no éramos nosotros.
No hay duda.

Observando la acera, tras coches olvidados,
hay tórtolas burlonas con andares humanos
que ahora van descansando de sus alas pesadas
y nos van imitando, con la soberbia bípeda
de quien se sabe a salvo por levantar un vuelo.


La calle tiene algo; así: desperdiciada;
que ella no necesita nuestros pasos perdidos
ni un manojo de miedos a un balcón asomado
para ser.

El día que volvamos a malgastar la calle
quizás hagamos bien en recordarlo:
"la calle tiene algo que no nos pertenece;
la calle tiene algo que no es nuestro".



viernes, 24 de enero de 2020

El arte de levantarse


Acrílico y lápiz sobre lienzo (16x22cm; 2019)



Yo tuve suerte.
Jamás recibí golpes
como aquel compañero.
Él los probó de todos
los colores:
encarnados, negruzcos,
amarillo memoria...
Volaba en muchedumbre
hacia los baños
para salir al rato
sin rebeca, sin alas,
sin él mismo;
uniforme arrugado,
sangre y mocos.

Nunca encontré el valor
de defenderle;
callábamos inquietos
un momento
y una risa nerviosa 
se escapaba al pasillo.
Mientras, iban volviendo
-algarabía ufana-
a dejarse caer
sonoramente
en sus pupitres verdes
medio cojos.
 Después llegaba él:
acababa el recreo.








martes, 29 de octubre de 2019

Confieso que he pintado



De papel y de tinta
concebida,
nací después a lápiz,
diminuta,
para vivir mi niñez 
en un boceto.

Borrón y cuenta nueva:
fui creciendo,
me cansé de hacer barro y
plastilina
para abrazar la aguada
adolescente.

Pasión de juventud fue
la pintura,
qué intensos los colores,
qué oleosos;
mas con la trementina
no hubo feeling.

Y es el acrílico el que
me fecunda:
formé pareja estable
con sus ritmos;
pero llegó el grabado
y yo fui débil.

Hoy vivo en amor libre,
más maduro:
de color y de trazo,
cada día;
de papel y de tinta,
nuevamente.



martes, 15 de octubre de 2019

El sueño irreversible


Descansas segmentada
en dos partes iguales:
mentiste desde ambas;
oscureciste al aire
castrando las palabras
rotas ya de antemano
al pronunciarlas tanto;
caducó tu esqueleto
infestado de ratas
al ritmo de los himnos.

¿Cómo es que te nos mueres
arrasada, vacía,
desde dentro, sin nada?
ándales tú sus pasos,
vuelve de donde sea;
en idioma de Shakespeare
rest in peace y hasta otra.





Díptico inicial (acrílico sobre lienzo; 15x15cm). 
Abajo: otra versión. Ilustración digital monocroma estampada usando la técnica de la fotolitografía. Detalles.


 






domingo, 19 de mayo de 2019

Rotí de artista






*

Ingredientes para 4 personas:

fiambre de pierna (cuatro piezas hermosas);
una pizca de sal;
pimienta negra molida;
dos cabezas de ajos;
una botella de vino blanco seco;
un ramillete de perejil fresco;
una calabaza violín;
una nuez de mantequilla;
una botella de chianti

Empezaremos despiezando los jamones con cuidado para luego meterlos en un recipiente grande(la bañera podría servir). Ahí los marinaremos un par de horas con el vino, las especias y los ajos. Pasado este tiempo, cortaremos todo con una sierra en pedazos más pequeños para que quepan en las bandejas del horno. Los hornearemos una hora por cada kilo de carne a 200 grados y con la función ventilador activada. Serviremos el asado acompañado de puré de calabaza violín mezclado con una nuez de mantequilla y salpimentado. Para terminar, abriremos la puerta a los agentes y les invitaremos a un buen chianti.





*Dos piezas de 25x19,5cm cada una. Acrílico y lápiz sobre tabla.

lunes, 1 de abril de 2019

Perdonen que no me levante






Perdonen que no me levante

Ando patas arriba en danza invertebrada
invirtiendo la vida en conseguir erguirme:
mas mi espalda no acaba de abandonar el suelo,
ni puedo con el peso de mi vientre larvario.

Así que permanezco, en movimiento insecto,
hasta dejar vacía mi cueva exoesqueleto,
testimonial vestigio para los visitantes
de una ausencia repleta de pasado cercano.



jueves, 26 de abril de 2018

Vacíos




Desequilibrios

Ya nos queda caer;
seguir cayendo,
precipitarnos,
irremediablemente,
de este saco roto
de moral gastada
y que nunca termina
de llenarse.

Caer es el camino
y la caída
tal vez nos arroje
a algún vacío
donde poder romper
un saco nuevo,
donde estrenar por fin
una vergüenza.